El uso de la vivienda familiar

El uso de la vivienda familiar

Qué pasa con mi casa y con la hipoteca en caso de divorcio? Es una de las preguntas que recibimos a diario. Es un tema muy delicado para el cual es importantísimo estar bien informado, decisiones tomadas en caliente no suelen ser muy adecuadas y las arrastraremos durante muchos años. 

Aquí tienes un listado de preguntas frecuentes para que te hagas una idea , pero te recomendamos que contactes con nosotros y te asesoremos de forma gratuita en la primera visita para analizar tu caso de forma personalizada, cada divorcio o separación es diferente.

Al final de este articulo tienes un formulario para que nos pongamos en contacto contigo de forma gratuita.

¿Quién se queda con el uso y disfrute de la vivienda familiar?

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde, en primer lugar, a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden, incluso cuando la casa es propiedad exclusiva del que se marcha. Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente. 

¿Quién se queda con el uso y disfrute de la vivienda familiar si no hay hijos?
No habiendo hijos, en principio el uso y disfrute de la vivienda corresponderá a su titular, si bien podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección (por enfermedad, incapacidad para trabajar, salud, etc.) 

¿Significa esto que perderé la propiedad de la vivienda si se la adjudican a mi cónyuge?
Lo que se discute aquí es el uso y disfrute de la vivienda, no la propiedad, que continuará siendo de su legítimo/s titular/es. La atribución del uso y disfrute no modifica la titularidad de la vivienda. 

¿Puede atribuirse la vivienda al cónyuge que la abandonó antes del divorcio?
En el momento de la ruptura es normal que uno de los cónyuges, ante los problemas de convivencia, abandone la vivienda conyugal y se traslade a vivir a otro lugar. Ello no impide que continúe teniendo interés y que pueda adjudicársele la vivienda tras el proceso de separación o divorcio. No obstante, siempre es aconsejable que no se deje transcurrir un largo período de tiempo entre el abandono del hogar y la presentación de la demanda, ya que en caso contrario podría entenderse que la vivienda ha perdido el “carácter familiar” y que el largo abandono equivale a una renuncia. Además, debe tener en cuenta que con el abandono puede perder objetos personales o documentos importantes, por lo que siempre es aconsejable que se asesore antes de tomar la decisión.

¿Podría vender la vivienda?
Si la vivienda pertenece al cónyuge que no tiene la custodia, para disponer de ella se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.
Si la vivienda pertenece en pro-indiviso a ambos cónyuges, siempre y cuando se garantice el derecho atribuido por la sentencia de divorcio al cónyuge a quien se atribuyó su uso, puede solicitarse la división judicial (actio communi dividundo). 

¿Cabe la división material de la vivienda entre las partes?
Cabe la división material siempre que esta posibilidad sea lo más adecuado para la protección del menor y siempre que sea posible la división al reunir las viviendas resultantes condiciones adecuadas de habitabilidad, a pesar de que no haya acuerdo entre los cónyuges (p.e. en viviendas unifamiliares, que uno se quede con la planta baja y el otro con la superior). 

¿Cómo afecta la venta o subasta de la vivienda al derecho de uso y disfrute concedido por sentencia judicial?
El uso sobre la vivienda que se ha atribuido a uno de los cónyuges en la sentencia de separación o divorcio, no puede verse alterado hasta que no exista una nueva decisión judicial que modifique las medidas inicialmente tomadas, ni siquiera en aquellos supuestos en los que el inmueble se ha vendido en pública subasta. Por lo tanto, aunque la vivienda cambie de titular, el cónyuge que tiene atribuido el uso de la vivienda podrá seguir viviendo en ella y sin pagar renta alguna a cambio. 

¿Qué ocurre con el ajuar familiar?
Por ajuar doméstico debe entenderse el conjunto de muebles, enseres y ropas de uso común, “excluyéndose las alhajas, objetos artísticos, históricos y otros de extraordinario valor” (art. 1321 C.C). La atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar conlleva también la del ajuar doméstico que quede en ella, pues ambos elementos aparecen unidos, tal y como recogen los artículos 90 y 103 del Código Civil. 

¿Qué ocurre con los anejos (garajes, trasteros, sótanos, etc.)?
El derecho a la adjudicación de la vivienda familiar, recogido en el artículo 96 del Código Civil, tiene por finalidad la de dar cobertura a las necesidades de alojamiento del grupo familiar más necesitado de protección tras la ruptura de la convivencia conyugal, pero este derecho no se extiende “necesariamente” a los anejos que no están destinados a cubrir dicha necesidad. Con carácter general, tratándose de “viviendas unifamiliares”, la atribución de la vivienda suele extenderse a los anejos, ya que su uso es dependiente e intercomunicado con la misma. Sin embargo, en el caso de pisos sujetos al “régimen de propiedad horizontal”, en los que el uso es independiente de la vivienda, deberá atenderse al caso concreto y a las necesidades reales de uso de los titulares de la atribución, si bien con carácter general se entiende que la atribución del uso del domicilio familiar también incluye la de sus anejos. 

¿Quién corre con los gastos corrientes de la vivienda?
Los gastos corrientes de la vivienda (luz, agua, gas, etc.), serán por cuenta del cónyuge que disfrute de la vivienda salvo que acuerden que el otro cónyuge debe contribuir a los mismos. 

¿Quién corre con los gastos del IBI de la vivienda?
La postura mayoritaria es que los gastos que recaen directamente sobre la propiedad del bien, como por ejemplo el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, deberán ser satisfechos al 50%. Sin embargo, en algunos casos los Tribunales están reconociendo que el pago del IBI se considera una carga de disfrute que pesa sobre el usuario mientras dure el uso sobre la vivienda, es decir, mientras uno de los cónyuges tenga atribuido domicilio familiar. 

¿Qué ocurre si a quien se le ha atribuido la vivienda familiar la abandona?
Es posible modificar el uso de la vivienda en favor del progenitor que no tenía dicho derecho reconocido inicialmente cuando el que la tiene atribuida, teniendo cubiertas sus necesidades de alojamiento, la hubiere abandonado voluntariamente, si bien será necesario acreditar que dicho abandono tiene carácter definitivo. Cabe también que se fije un plazo para el retorno a la vivienda, de tal forma que deberá atenderse a las circunstancias concretas del caso, ya que si el traslado es meramente temporal no tendría que conllevar necesariamente  la extinción o modificación de la atribución concedida en un primer momento. 

¿Qué ocurre si la vivienda es alquilada y ha sido atribuida en el convenio regulador o en la resolución judicial al cónyuge que no figura en el contrato?
Puede permanecer en la vivienda si lo desea. Para ello no necesitará autorización del arrendador pero deberá comunicárselo en el plazo de dos meses desde que fue notificada la resolución judicial, acompañando copia de la resolución o de la parte de la misma que afecte al uso de la vivienda. En tal caso, si el convenio regulador o la sentencia establecen que el pago de la renta ha de ser satisfecho total o parcialmente por el otro cónyuge no residente, será una cuestión entre los excónyuges, pues a efectos del arrendador quien deberá pagar la renta será el que resida en ella. En esta situación, el arrendador es un tercero ajeno a la relación entre los excónyuges, por lo que no se le puede imponer el contenido de la sentencia o convenio regulador. Ahora bien, el excónyuge que haya pagado la renta, correspondiendo su pago en todo o en parte al otro, le podrá reclamar el pago, pero ya será una reclamación de reintegro entre los excónyuges.
Lo mismo sucede en caso de que la vivienda esté hipotecada por un banco. 

Si la vivienda que fue familiar tenía una hipoteca de la que eran titulares ambos cónyuges ¿qué ocurre cuando se impaga la hipoteca?
La situación es parecida a la del arrendador. A efectos del banco, los deudores hipotecarios son ambos cónyuges con independencia de si siguen casados o se han separado o divorciado, por lo que en caso de impago de la hipoteca los deudores siguen siendo los dos. Y ello con  independencia de que el uso se haya atribuido a uno sólo de los cónyuges, o de que el convenio regulador o la sentencia digan que la hipoteca la ha de pagar total o parcialmente el excónyuge no residente. El banco es un tercero y no se le puede imponer lo que resulte de sentencia de separación o divorcio. Ahora bien, el excónyuge que haya pagado la hipoteca, correspondiendo su pago en todo o en parte al otro, le podrá reclamar el pago, pero ya será una reclamación de reintegro entre los excónyuges. 

¿Qué ocurre si el titular del contrato de arrendamiento desiste del mismo sin el consentimiento de su cónyuge?
El arrendamiento puede continuar en beneficio de este último y el arrendador no podrá oponerse. En este caso el arrendador deberá requerir al cónyuge del arrendatario para que manifieste su voluntad de continuar o no con el contrato. Este deberá contestar en el plazo de los quince días siguientes y de no hacerlo el contrato se extingue quedando obligado a pagar la renta si no se hubiese pagado. 

Es muy posible que tengas algun amigo o familiar en proceso de separación. Recomiéndales que busquen un abogado especialista en divorcios. 

Compartiendo este articulo ayudas a personas que lo están pasando mal en estos momentos y necesitan asesoramiento profesional.

Si tienes dudas, rellena este formulario. Contactaremos contigo de forma gratuita